Entradas

La Escuela Neurocognitiva de la Asociación Botika presenta un nuevo Calendario para saludar al 2023

Con edición en formato de poster y de sobremesa. Sale a la venta a partir de hoy a un precio de 5 y 3 euros respectivamente.

Este calendario,  además de ser un instrumento para recaudar fondos para la labor que realiza la asociación, supone también una terapia en sí durante la realización de las fotografías del mismo, en la que participan de forma activa los usuarios de la Escuela de Memoria y muchos de sus colaboradores.

Una edición que este año tiene como temática las profesiones soñadas por los mayores, las que algunos han desarrollado y las que a otros les hubiera gustado ejercer. Y en el que, como ha matizado la directora de Botika Neurocognitiva, María Valadez,  este año se ha querido mostrar las terapias intergeneracionales que realizan los usuarios con los escolares del CEIP Blas Infante, y con otros profesionales, que colaboran con el centro y sus usuarios, como artistas,  profesores de yoga… Mostrando así como el pueblo se involucra en la causa.

El calendario  se ha realizado con la colaboración del tejido empresarial del municipio, el  Ayuntamiento de Casares, el Colegio Blas Infante y las fotógrafas Ivana Marín y María Linares de IML Photographers. A todos ellos desde la asociación se agradece la colaboración, ya que  ha conseguido sufragar completamente los gastos de la edición, con lo que la recaudación revierte íntegramente en la escuela de memoria.

En la presentación también han estado los tenientes de alcalde Rocío Ruiz y Juan Luis Villalón, que han destacado la importancia de adquirir este calendario para colaborar con la asociación y conocer la labor que desarrollan.

Rocío Ruiz ha señalado que este  calendario ofrece la posibilidad de visibilizar la revolución en los cuidados que han entrado en nuestro territorio con la Asociación Botika y la obligación que tenemos de  agradecer el trabajo que realizan con personas mayores y diversidad funcional.

Juan Luis Villalón  ha destacado lo importante que es este calendario para dar a conocer la labor que realiza Botika con su escuela Neurocognitiva, ofreciendo instrumentos adecuados para que las personas mayores tengan sus necesidades cubiertas después de toda una vida de trabajo.

El Ayuntamiento saca a licitación las obras del Centro Social de Mayores del  “Peñon Roao”

El proyecto convertirá al edificio en un espacio exclusivo adaptados a las necesidades de las personas mayores

El Ayuntamiento de Casares ha iniciado el proceso de contratación de las obras del Centro Social de Mayores. Un proyecto que va a suponer una reforma integral de la antigua casa de la cultural, en el “Peñon Roao”, para adaptar las instalaciones a las necesidades de uso de las personas mayores.

Según ha explicado el alcalde,  Pepe Carrasco, la reforma va a significar la rehabilitación interior del edificio, conservando su estructura exterior. Se van a eliminar las barreras arquitectónicas dotando al centro de ascensor para mejorar la accesibilidad a todas las plantas. Y se van a reformar la entrada, renovando la zona de aseos y con la creación de un distribuidor para el acceso a las diferentes zonas.

La planta del nivel -1 que era la antigua biblioteca, se va a adaptar para el nuevo uso de comedor social municipal y sus cocinas, mientras que el resto del edificio se va a adaptar a los usuarios de la Escuela de Memoria, con  espacios de tratamiento de personas mayores  que incluyen sala multiusos y de enfermería, así como una sala de psicomotricidad en la planta superior, que va a albergar una zona de gimnasio para realizar ejercicios físicos y rehabilitación.

El proyecto tiene un presupuesto base de  556.992 euros. El pliego de licitación está publicado en la Plataforma de Contratación de Estado donde las empresas interesadas pueden presentar ofertas hasta el próximo 25 de octubre.

Botika pone en marcha una Escuela Neurocognitiva para dar respuesta al reto del envejecimiento saludable en las zonas rurales

El proyecto, que cuenta con el respaldo del Ayuntamiento de Casares, la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol Occidental y empresas privadas como Hanson, Urbaser o Finca Cortesín, pretende mejorar la calidad de vida de las personas mayores o con diversidad funcional.

La asociación Botika, que lleva más de 15 años desarrollando terapias de estimulación cognitiva y seis con su Escuela de Memoria en Casares, se ha reinventado para convertirse en una Escuela Neurocognitiva, un proyecto que persigue dar respuesta al reto del envejecimiento saludable en las zonas rurales, donde no existen recursos especializados y adaptados para atender a una esperanza de vida cada vez más longeva.

El proyecto, que ya ha comenzado a funcionar en el edificio municipal de calle Camachas en Casares, ha sido presentado esta mañana por la presidenta de Botika, María Valádez. El acto ha contado con la presencia de Pepe Carrasco, alcalde de Casares, Rocío Ruiz, concejal de Derechos Sociales, Juan Luis Villalón, delegado de RSU en la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol Occidental y Joaquín Berja, representante de Hanson, una de las empresas patrocinadoras del proyecto.

La escuela atiende a personas con enfermedades neurodegenerativas, neurológicas y psicoemocionales derivadas de la edad avanza y también a otros usuarios más jóvenes que presentan diversidad funcional o psicopatología del adulto.

“Pretendemos que mejore la calidad de vida de las personas mayores y personas con necesidades específicas fomentando el envejecimiento activo y previniendo la discapacidad y la dependencia a través de una serie de programas que rehabilitan, restauran, adaptan y estimulan a nuestros usuarios cognitiva y físicamente para  conseguir el mayor grado de autonomía el máximo tiempo posible. Además,  proporcionamos un respiro al cuidado familiar y un apoyo psicoemocional y formativo a las familias que se ven en esa tarea que, en zonas rurales, sigue muy centralizada en el núcleo doméstico”, ha explicado la presidenta de Botika.

El proyecto cuenta con financiación del Ayuntamiento de Casares y el patrocinio de otras entidades como la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol Occidental y empresas privadas como Hanson, Urbaser o Finca Cortesín que aportan recursos económicos a través de diferentes convenios de colaboración. Además, Botika recauda fondos a través de acciones solidarias como la venta de calendarios.

En este sentido, el alcalde de Casares ha agradecido la labor social que viene realizando Botika en el municipio durante todos estos años y ha destacado el compromiso del Ayuntamiento para seguir apoyando este proyecto. “Continuaremos respaldando estas iniciativas que mejoran la calidad de vida de nuestros mayores, un colectivo al que le debemos un especial respeto y que merece toda nuestra atención. Seguiremos aportando todos los recursos necesarios para esta que Escuela Neurocognitiva brinde a los mayores el mejor de los cuidados”, ha comentado.

Por otro lado, el delegado de RSU en la Mancomunidad ha explicado los distintos convenios de colaboración con los que esta entidad y Urbaser apoyan a esta escuela. “Queremos agradecer el trabajo de Botika, que da a nuestros mayores una atención profesional y cercana, evitando la soledad y haciéndoles partícipes de la vida cotidiana del pueblo, otorgándoles el importante papel que cumplen en la sociedad y devolviéndoles así, de alguna manera, todo lo que ellos han hecho para que hoy disfrutemos de muchos derechos y comodidades”, ha subrayado Villalón.

El portavoz de Hanson también ha puesto en valor el trabajo que desarrolla esta asociación en el municipio y ha mostrado la satisfacción de la entidad por formar parte de este proyecto. “Para nosotros es muy importante contribuir a mejorar la vida de los pueblos en los que desarrollamos nuestra actividad y la Escuela Neurocognitiva es el mejor lugar para ejercer nuestra Responsabilidad Social Corporativa, ya que, da respuesta a las carencias en materia de atención y cuidados que sufren las zonas rurales como Casares”, ha indicado Berja.

La nueva Escuela Neurocognitiva persigue objetivos concretos en materia de salud como proporcionar una atención de calidad que fomente el envejecimiento activo y saludable, prevenir la discapacidad y la dependencia en personas mayores o con necesidades específicas en zonas rurales donde no llegan recursos en esta materia y proporcionar atención para el mantenimiento, rehabilitación, adaptación y compensación de las capacidades cognitivas y funcionales dañadas por enfermedades neurodegenerativas, daño cerebral, diversidad funcional o psicopatología del adulto.

A esto se suman otros retos sociales como apoyar el cuidado familiar proporcionando no sólo una unidad de respiro sino también apoyo psicoemocional y formativo en materia de atención especializada, desarrollar estrategias que fomenten la igualdad de género frente al cuidado y la enfermedad, integrar el cuidado en la vida de la comunidad a través de programas de interacción e intergeneracionales y fomentar  la inclusión social a través de actividades de sensibilización, campañas de visibilización y actividades de intercambio.