Entradas

El Ayuntamiento de Casares firma el Pacto Local para el Bienestar Mental con la Asociación de Familiares y Personas con Enfermedad Mental de la Costa del Sol (AFESOL)

El alcalde, Pepe Carrasco, y los tenientes  de alcalde Juan Luis Villalón y Rocío Ruiz han suscrito un protocolo en el que se comprometen a trabajar para salvaguardar la salud mental de los vecinos del municipio.

El Pacto Local para el Bienestar Mental establece un decálogo de medidas mediante las cuales  el Ayuntamiento de Casares se compromete proteger la salud mental de los habitantes  del municipio

La primera de estas medias  es la lucha contra el estigma mediante la realización de acciones de sensibilización e información el Día Mundial de la Prevención (10 de septiembre) y el Día de la Salud Mental (10 de octubre).

La segunda es el impulso por parte de los servicios sociales comunitarios de medidas para facilitar el acceso a los recursos y prestaciones,  para lo que se elaboraran  recursos específicos de prevención, abordaje y atención a personas con problemas de salud mental.

El pacto también incluye  la puesta en marcha de recursos habitacionales para personas sin hogar. Además de  facilitar recursos de apoyo que garanticen la práctica deportiva y la participación inclusiva en actividades culturales o de ocio, formando a profesionales para potenciar la inclusión.

Asimismo, se facilitará la inclusión de infancia y adolescencia en riesgo de padecer problemas de salud mental, en todas las actividades que se organicen en el municipio.

Por otro lado se pretende la formación específica sobre salud mental a profesionales que presten servicio en el ámbito municipal como Policía Local, Servicios Sociales comunitarios y, oficinas de atención a la ciudadanía, para el cumplimiento de los derechos humanos. Y de forma particular, la formación en  recursos existentes de atención a las mujeres víctimas de violencia sobre la especial vulnerabilidad de las mujeres que padecen problemas de salud mental.

El Pacto Local para el Bienestar Mental incluye también una estrategia para la prevención de las conductas suicidas. Y, por último, facilitar espacios para atender de forma continuada a personas afectadas y a sus familias.