Entradas

La fachada y el campanario de la Iglesia de la Encarnación ya lucen impecables

El alcalde ha visitado  esta mañana las obras con el párroco de Casares, José Antonio Melgar, el arquitecto y el rehabilitador del proyecto  que  ya está en su fase final.   

El Obispado de Málaga  ha financiado estas actuaciones de urgencia  y ahora  está ultimando con el equipo de gobierno local los detalles 

para la firma de un convenio por el que el Ayuntamiento colaborará económicamente en  la puesta en valor de todo el conjunto conventual con actuaciones de mejora en el interior del edificio y en el patio de la  Pastora, para su recuperación como  bien de interés patrimonial del conjunto turístico de Casares.

Durante la visita de esta mañana se han abordado diferentes detalles de los trabajos, que comenzaron el pasado mes de septiembre, para la rehabilitación de la torre campanario que estaba hundida y la restauración de la fachada del edificio para recuperar la apariencia original.

La intervención en la fachada ha supuesto restituir los  dibujos originales y darle un aspecto de cal envejecida con un blanco roto, como ha explicado el rehabilitador, que se ha referido a la existencia de un pórtico con tres arcos que han quedado marcados.

Asimismo, se han incorporado vidrieras artesanales en las ventanas  con el Misterio de la Encarnación,  el símbolo de la Virgen y la abreviatura del nombre de Jesús. Y actualmente se trabaja en la recuperación de la puerta de madera, además de  finalizar los escalones del campanario.

El proyecto, financiado por el Obispado,  contaba con un presupuesto inicial de 170.000 euros,  que se ha tenido que ampliar en 160.000 euros más por una obra de urgencia debido al mal estado en el que se encontraban algunas partes de la estructura del edificio.

Durante la visita, que ha comprendido gran parte del interior del conjunto religioso, el alcalde, José Carrasco, y el párroco, José Antonio Melgar, han cambiado impresiones sobre  la puesta en valor del convento que se va a plasmar en el convenio entre Obispado y Ayuntamiento. Con la instalación de una solería en la Iglesia más acorde con su función, la reforma completa del interior y del patio de la Pastora,  con la idea de reinterpretar  lo que fue este  convento Capuchino-Franciscano en su día, lo que sin duda supondrá un nuevo atractivo turístico para Casares.