Finaliza con normalidad la temporada de vigilancia en los Baños de la Hedionda

El Ayuntamiento contrató un servicio de control para evitar el uso de las pozas de agua y la cúpula siguiendo las recomendaciones sanitarias de prevención del covid-19

Este verano no ha estado permitido bañarse en los Baños de la Hedionda, el Ayuntamiento tomó esta determinación antes del inicio de la temporada estival siguiendo las recomendaciones sanitarias para prevenir la propagación del covid-19.

Con el fin de evitar los baños e informar a los usuarios de las nuevas limitaciones, se contrató un servicio de vigilancia y control del recinto que ha estado activo desde el 1 de julio hasta el 31 de agosto, meses de mayor afluencia de bañistas.

El servicio se ha prestado cumpliendo con las premisas por parte del Ayuntamiento, es decir, un vigilante se situaba en la zona de aparcamientos, controlando el tráfico rodado e informando a los usuarios de las nuevas normas establecidas como consecuencia del Covid19.  El otro vigilante se encontraba en la zona de baño, por si alguien hacia caso omiso de la cartelería y el vallado instalado, se le invitaba a no acceder o incluso a salir en determinados casos.

Según han indicado desde la empresa encargada de la Vigilancia, SOS Mediterráneo, los días más complejos se dieron al principio de la temporada, cuando los usuarios acudían a bañarse como en temporadas anteriores por desconocimiento de las nuevas medidas de seguridad.

Las incidencias más habituales con las que se han encontrado los vigilantes han sido: caso omiso a las indicaciones y cartelería, arrojo de basura, o incumplimiento ocasional de las medidas de distanciamiento social.

Desde el servicio de vigilancia hacen una valoración positiva de la temporada y del servicio y aseguran que han logrado reducir notablemente el número de usuarios en este recinto, objetivo principal de estas medidas de seguridad implantadas para evitar contagios