La Guardería de Casares arranca el curso escolar el próximo lunes

El Ayuntamiento cuenta con un plan de contingencia para proporcionar la máxima seguridad a nuestros pequeños y al personal docente

El Ayuntamiento de Casares se vuelca con las guarderías municipales para dotarlas de herramientas y medidas de seguridad de cara a la vuelta a las clases, que tendrá lugar el próximo lunes 7 de septiembre en el caso de Casares y el 15 en Secadero. Refuerzo del personal, aumento de higiene y desinfección, grupos reducidos y adquisición de material de protección son los ejes fundamentales.

Se ha elaborado un Plan de Contingencia frente a la COVID-19, que establece medidas de seguridad a llevar a cabo por parte de los Centros de Educación infantil de Casares y Secadero para proteger a sus trabajadores, niños/as y a terceros del contagio de la enfermedad.

Entre las medidas más destacadas está el refuerzo del equipo docente, con un monitor de apoyo más, pasando de cuatro a cinco profesionales en cada guardería. Las personas trabajadoras se van a realizar el test PCR antes de la incorporación al centro y se va a repetir de forma periódica mensualmente. El plan establece la obligación de realizar tomas de la temperatura diariamente tanto a trabajadores como al alumnado a la entrada al centro educativo y a media mañana.

Se ha establecido la creación de varios grupos de convivencia, que no pueden interactuar entre sí (y en el caso de Casares se está a la espera de que la Inspección Educativa  autorice el uso de la ludoteca para poder hacer un tercero grupo y disminuir  los posibles riesgos). Cada grupo de convivencia tendrá su circuito de entrada y salida al aula, así como al aseo.

Otra de las líneas fundamentales del Plan es el aumento de la limpieza y desinfección del parque, que es la zona de recreo. La limpieza de las instalaciones será  continua en horario de mañana, efectuando además un plan de limpieza y desinfección previa, de acuerdo a la normativa autonómica, así como limpieza y desinfección de los circuitos de aire acondicionado, y ventilación frecuente de los centros.

Al refuerzo de personal y de la limpieza hay que sumar otros recursos materiales que se van a poner a disposición como la instalación de dispensadores de hidro-alcohol, papeleras de pedal, adaptación de los grifos de los baños, instalando grifos de pedal para evitar el contacto manual.  Además se van a adquirir nuevos carros en el caso de Casares, ya que no es posible introducir los carros de uso familiar en el centro. Otra de las normas será el uso de zapatos exclusivos para el centro.

Por último se está llevando a cabo la instalación de señalética para evitar el colapso en los accesos y la habilitación de un aula de aislamiento por si se detecta algún posible caso durante el horario lectivo.

Las matriculaciones se han visto ligeramente reducidas en este curso, contando con 33 en el caso de Secadero y 25 en Casares. Durante los días de ayer y hoy se han llevado a cabo las reuniones informativas con las familias.